Aunque durante semanas circularon rumores de que algo horrible había sucedido en la Iglesia de Santa María de Sión a finales de noviembre, no ha sido hasta ahora cuando diversos testigos han asegurado que se produjo una masacre a manos de soldados eritreos, en la que habrían perecido al menos 800 personas en Axum, la ciudad más sagrada de Etiopía, donde la población local cree que se encuentra el Arca de la Alianza.

De acuerdo con testimonios recogidos por AP, los cadáveres quedaron esparcidos por las calles durante días, mientras que por las noches las hienas descendían de las colinas cercanas para alimentarse de los cuerpos que los militares eritreos prohibían enterrar.

Según un diácono de la Iglesia ortodoxa etíope, que se mantiene en el anonimato, esta pudo ser la mayor masacre que ha tenido lugar desde que se reanudó el conflicto en Tigray, región del norte de Etiopía que linda con Eritrea. Los dos países limítrofes libraron un conflicto armado de dos décadas que finalizó en el 2018, con la llegada de Abiy Ahmed al Gobierno etíope. De hecho, Ahmed recibió el Premio Nobel de la Paz en el 2019 por firmar la paz con el país vecino.

El diácono ha contado que ayudó a contar los cuerpos diseminados por Axum, o lo que quedó de ellos, después de que las hienas se alimentaran, y que reunió las tarjetas de identidad de las víctimas y ayudó con los entierros en fosas comunes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here