Tegucigalpa. Esta vez lo reporta el diario británico, The Guardian: «Facebook sabía de la campaña de manipulación del presidente hondureño y dejó que continuara durante 11 meses». En la entradilla señalan que Juan Hernández infló falsamente la popularidad de sus publicaciones por casi un año luego de que Facebook fue informado al respecto.

La noticia no es nueva en Honduras. Sin embargo, forma parte de una serie de artículos investigativos de la periodista Julia Carrie Wong, enfocados en cómo Facebook permitió que desde cuentas falsas se distorsionara la política global a partir de la denuncia realizada por la científica de datos y exempleada de la red social, Sophie Zhang.

Criterio.hn publicó en septiembre del año pasado parte de la denuncia realizada por Zhang a través de Buzzfeed News, en la que se refería al manejo que realizó Facebook en relación al control o falta del mismo a la hora de controlar la actividad maliciosa en la que se resaltaba la imagen del presidente Juan Hernández.

En este nuevo artículo de The Guardian, los periodistas Julia Carrie Wong y Jeff Ernst, describen como el astroturfing, el equivalente digital de una multitud en autobús, fue solo una faceta de un esfuerzo de desinformación en línea más amplio que la administración Hernández utilizó para atacar a los críticos y socavar los movimientos sociales, citando a activistas y académicos hondureños.

En un artículo anterior, que forma parte de la serie investigativa de The Guardian, titulado: «Revelado: el vacío legal de Facebook que permite a los líderes mundiales engañar y acosar a sus ciudadanos», se resaltó que en agosto de 2018, Juan Hernández recibía el 90 por ciento de la actividad falsa enfocada en política y que personal de Hernández estaba directamente involucrado en la campaña para impulsar el contenido de su página con cientos de miles de me gusta falsos.

El artículo de The Guardian entra en detalles relacionados a cómo uno de los administradores de la cuenta oficial de Hernández, administraba cientos de otras páginas que habían sido doctoradas para simular perfiles de usuarios. El empleado, usaba las páginas ficticias para dar me gustas a los posteos de Juan Hernández.

Este accionar que Zhang llama «abuso de página», fue posible gracias a una laguna en las políticas de Facebook. La compañía requiere que las cuentas de usuario sean auténticas y prohíbe a los usuarios tener más de una, pero no tiene reglas comparables para las páginas, que pueden realizar muchas de las mismas interacciones que las cuentas, incluyendo dar me gusta, compartir y comentar.

El artículo remarcó que este tipo de accionar permanece en funcionamiento en la actualidad debido a la falta de supervisión; y es el mismo que utiliza el partido gobernante de Azerbaiyán para dejar millones de comentarios de acoso en las páginas de Facebook de medios de comunicación independientes y políticos de la oposición azerbaiyana.

Una acción similar a las granjas de bots que se utilizan para resaltar la imagen del presidente Hernández o atacar a sus detractores y medios de comunicación independientes en Honduras; y que no se reduce solamente a Facebook, sino que se extiende a Twitter. Similar al hashtag #YoCreoEnJOH, que se viralizó por error en Guatemala días antes de iniciarse el juicio contra Geovanny Fuentes por delitos relacionados al narcotráfico y en el que la Fiscalía de Nueva York señaló que el negocio de drogas de Geovanny Fuentes “prosperó” con ayuda de Juan Hernández.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here